Inicio » Arquitectura » Campus de la Justicia de Madrid – 2.0 | FASE 1
Arquitectura Edificación Sostenible Norman Foster Proyectos

Campus de la Justicia de Madrid – 2.0 | FASE 1

Hoy vamos a ver la FASE 1 del Campus. Los edificios que componen dicha fase son:

DECANATO

La forma y la función del proyecto del Decanato asumen la geometría circular del Campus de la Justicia y expresará las propor¬ciones que lo vertebran con las leyes radio concéntricas. Se ha huido de un gran lobby central poco sostenible y difícil de esca¬lar, por eso se plantea concatenar espacios menores que se van relacionando sucesivamente con patios y no perder así la relación con el exterior. La arquitectura pensamos que debe acercarnos a sensaciones placenteras, por ello se proponen lugares de descanso, para salir a respirar el olor de la tierra o simplemente ver llover. Todo esto no debe ser me¬nospreciado sino entendido por la técnica. El proyecto se ha dividido en tres piezas que ordenan y significan cada parte que se considera definidora del edificio.

LA PIEL. La fachada siempre ha sido el elemento aglutinador de la imagen de cualquier edificio. En este caso la piel es traslúcida de modo que tamiza la entrada de luz natural: es una lámpara. Se provoca una «imprecisa» textura en movimiento constante, incluso por la noche con las luces interiores. Esta piel translúcida se troquela con huecos transparentes circulares siguiendo una pauta seriada en función de la orientación. La lámpara sólo queda interrumpida por dos grandes huecos: el acceso a la calle, en contacto con las pérgolas del Campus a través de una marquesina de chapa policromada y troquelada; y la terraza de descanso. Esta estancia se plantea muy conectada con el núcleo de comunicaciones para que sea fácilmente accesible a los funcionarios.

EL NÚCLEO. La pieza central es un artefacto que genera el orden estructural del edificio. Entre la zona de trabajo y este elemento de circulación interior se sitúa el Anillo de Patios. Este anillo va iluminando naturalmente las zonas interiores del núcleo y los corredores de las oficinas. Los patios se suceden en espiral de forma que todos los niveles son distintos, generando diversos paisajes interiores fundamentales para reconocer el lugar donde te encuentras.120° > este ángulo divide en 3 SECTORES iguales todo el edificio. Desde el acceso principal se intuye el Núcleo que invita a su acceso con una enorme rampa italiana. Serán espacios muy amplios con pequeños patios arbolados en el corazón del edificio para que la espera, la circulación y representación de este edificio público sea agradable a los sentidos y cercana al «hombre».

LA SOSTENIBILIDAD. Para hacer posible un gran ahorro energético, sólo es posible en este tipo de edificios, utilizar sistemas «pasivos», la doble fachada y unas cubiertas con una tremenda inercia térmica para evitar pérdidas masivas de calor/frío. Este esquema, junto a la ventilación interior a través del Anillo de Patios, producirá un clima más confortable. La doble piel supone el máximo ahorro energético frente al soleamiento cada día más duro. En este caso se trata de una fachada accesible a través de una ligera estructura de acero para su mantenimiento por plantas sin necesidad de sistemas especiales de limpieza exterior. Estas ventilaciones junto a los patios interiores, producirán ventilaciones, naturales internas muy agradables en los meses calurosos.

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA

Norman Foster se licenció en arquitectura por la Universidad de Manchester y culminó sus estudios en Yale. Poco después, empezó a trabajar con Richard Buckmister Fuller. Y unos años mas tarde, fundó su primer estudio junto a Richard Rogers y las esposas de ambos. Finalmente, creo su actual estudio, Foster and Partners, que ya cuenta con oficinas en Londres, Berlín y Singapur.

Su trabajo es reconocido en todo el mundo y premiado con diferentes galardones, como la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectura o el premio Pritzker.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid está alojado en un edificio de 74 metros de diámetro caracterizado por una dramática entrada alta y estrecha.

Con una apertura hacia un patio central en forma de triángulo, el énfasis está puesto sobre el movimiento vertical en contraste con los espacios curvos de la Audiencia Provincial. Este patio corta el edificio dirigiendo las miradas hacia las siete escultóricas salas de vistas en la planta superior mientras que las plantas inferiores están ocupadas por un anillo de oficinas administrativas y centros de información al público. El despacho presidencial está ubicado en la posición más prominente del edificio situado en el último novel sobre las salas de vistas.

AUDIENCIA PROVINCIAL

También diseñado por el arquitecto Norman Foster. Con una amplia entrada provista de sistemas de seguridad, la Audiencia Provincial de Madrid se compone de seis plantas que rodean un gran atrio circular de paredes onduladas que ascienden hacia una cubierta acristalada. Un amplio espejo de agua en la planta baja, emulando la arquitectura vernacular española, refleja la luz natural y refresca de forma pasiva el ambiente al mismo tiempo que humidifica el aire.

Las dos primeras plantas albergan las 33 salas de vistas, distribuidas en grupos de dos y tres que están comunicadas por medio de puentes. Esta agrupación se debe a la división de las salas de vistas en penal, civil y mercantil, alrededor de lo cual se racionaliza la circulación en el edificio.

Las plantas superiores se sitúan sobre los volúmenes de las salas de vistas, dotando al edificio   con oficinas a lo largo del perímetro y salas de reuniones alrededor del atrio. El despacho presidencial está ubicado de manera simbólica en la cima del edificio

JUZGADO DE MENORES

Los arquitectos Rafael de La-Hoz y Jaime Duró, y la empre¬sa Acciona Infraestructuras, han resultado ganadores del concurso convocado por la Comunidad de Madrid para la construcción del edificio Juzgado de Menores dentro del Campus de la Justicia.

Situado en el parque de Valdebebas, dentro del Campus de la Justicia de Madrid, se plantea el concurso para el edificio del Juz¬gado de Menores en el extremo sur-este de la ordenación general.

Este Plan Director, más que or¬denar las edificaciones aisladas crea una gran base ajardinada que enlaza todas las piezas y amortigua la elevada densidad prevista. La elección del cilindro como geometría obligatoria, con un área de movimiento muy limitada, con¬diciona cualquier tipo de actua¬ción arquitectónica. Ante esta circunstancia, lo primero que nos planteamos era conseguir un ar¬gumento proyectual que hiciera posible que fuera el propio lugar el que suministrara pautas en la intervención.

La particular posición del Juzgado de Menores dentro del conjunto, en el extremo sur-este del Campus, representa una de las principales características del solar. Por un lado, se alza como una de las fachadas exteriores del complejo, la más solicitada desde la autopista de acceso a la Terminal 4 del aeropuerto. Por el otro, actúa como principio o fin del recorrido longitudinal peatonal.

A nivel funcional, las dimensiones de la obra y la complejidad progra¬mática exigían la necesidad de un patio interior que dotara de ilumina¬ción natural, así como de regulador energético. Esta serie de condicionantes llevan a plantear la solución de un vacío, en forma de grieta, como extensión del camino en comunión visual entre el interior y el exterior del Campus. La geometría quebrada y angulosa, tanto en plano como en altura, res¬ponde a las formas poliédricas del recorrido peatonal.

Este vacío se percibe como el más importante. Un espacio en donde todas las partes coinciden (público, personal funcionario, etc.) y todos participan de este espacio, indepen¬dientemente de su grado de «implicación». Este primer volumen responde de manera «tradicional» en una ciudad como Madrid. Un vestíbulo de entra¬da abierto. Más que un vestíbulo principal, un recinto de entrada, un «patio de armas», el cual se mani¬fiesta al exterior mediante un corte vertical a toda altura en la fachada frontal del edificio. El espacio interior se percibe sutilmente a través de esta colosal fisura y de los intersticios de las pasarelas de comunicación entre fachadas opuestas.

Este movimiento de comunicaciones, así como el giro de las secciones de la fachada y el tratamiento de la piel de la misma, mediante el relieve de huecos en escama de pez configuran un espacio interior abierto singular en forma y color. De este modo se logra tener un patio, que es a la vez interior y exterior. Con las ventajas que esto tiene. Todas las estancias y recorridos que den a este espacio, no sólo tienen vistas y luz del patio interior, sino además del exterior. Un interior que se «muestra» en fachada, y que participa de ésta.

Este patio tiene una doble virtud, por un lado es un espacio intimista, que responde a estancias de trabajo, en donde los recorridos son centrales y por otro, en su contacto con la fachada el espacio es más dinámico. Punto intermedio de recorridos atravesados por pasarelas o “caminos” que nos cierran el anillo de circulación. Un patio contemplativo y a su vez de tránsito.

La disposición geométrica de los núcleos de comunicaciones, en dos extremos opuestos, permiten disponer de una planta flexible a futuras adaptaciones a necesida¬des distintas. Dos paquetes de núcleos de as¬censores, escaleras de evacuación por cumplimiento de incendios y patios de instalaciones, contribuyen a esta flexibilidad.

Esto se complementa con una mo¬dulación estándar de fachada (aproximadamente cada cuatro metros) para que la división hori¬zontal pueda ser modificada cuan¬tas veces sea necesaria, sin que se penalicen por su posición los espacios interiores.
Las suaves curvas de nivel se levantan y se extienden entre los volúmenes circulares a través de una red viaria de geometría poli¬gonal que los comunica y relacio¬na. Este tejido vial, a modo de vasos de fluidos comunicantes, sugería de algún modo su consideración en el diseño del último edificio propuesto en el extremo oriental de la Ciudad de la Justicia.

Los espacios vacíos obligados del edificio – proporción de techo no edificable computable – se sitúan a lo largo de un patio lineal que, a modo de grieta, se modela en planta y sección como prolon¬gación conceptual de la malla exterior. El recorrido visual interior de las fachadas permite contra¬rrestar el excesivo rigor de la forma dominante del conjunto.

La forma circular exterior sugiere una geometría orgánica y fluida, que si bien es poco usual y com¬plicada de ordenar, brinda unas posibilidades arquitectónicas muy interesantes, con espacios circu¬lares y rectos, y las distintas com¬binaciones de espacios curvos muy poco convencionales hoy en día, y tan habituales en la historia de la arquitectura con magníficos y espectaculares ejemplos.

EDIFICIO DE USOS MÚLTIPLES

El edificio se divide en dos: La zona norte colindante con la carretera donde se localizan las instalaciones, acceso de vehículos, etc. y la zona sur que mira hacia el Campus de la Justicia, donde se encuentran los accesos peatonales y se relaciona directamente con la gente.

El edificio consta de 5 plantas sobre rasante y 3 bajo rasante – las funciones comerciales y de restauración se concentran a nivel calle. El edificio se divide en tres segmentos: dos tambores contienen el aparcamiento, que está separado por un espacio mixto de mayor altura, más diáfano ubicado en el nivel suelo. Al edificio se accede por dicho espacio, ya sea en coche o a pie. La solidez de los dos tambores que contienen el aparcamiento se enfatiza con el tratamiento de la fachada, mientras que la zona central está mucho más perforada y abierta, tiene una forma más compleja. Los coches se disponen en tres anillos con dos vías que dan acceso a las plazas de aparcamiento, cada una con circulación en sentido único.

El espacio central del edificio está abierto – un pozo de luz -con un diámetro de 20 metros y estructura de acero pintado. Contiene los ascensores y una escalera abierta siendo éste el único núcleo de circulación vertical para los usuarios del aparcamiento. Las escaleras de emergencia de hormigón se encuentran en los extremos de la planta.

El Nivel de Cubierta está dedicado a instalaciones y captación solar. Los paneles se colocarán en anillos concéntricos, de modo que al mismo tiempo proporcionen protección solar al pozo de luz.

La fachada del edificio se trata por capas – un nivel interior proporciona protección a personas y coches, y un nivel exterior proporciona protección visual y expresión arquitectónica La facha­da exterior es un sistema de tensión ligero compuesto de una estructura de acero ligero y una capa elástica. La estructura de acero está sujeta a los bordes del forjado y está hecha de postes de acero pintado (sujeto en compresión) y un sistema de cables de acero (sujeto en tensión). El textil, de color blanco, tiene diversos grados de transparencia pero debido a su geometría y elasticidad la apariencia estará esculpida por luces y sombras.

Esta fachada exterior está además suspendida frente al edificio y oscila fuera de alcance, por lo que cumple totalmente las medidas de seguridad exigidas. Permite la entrada de luz durante el día, y por la noche brillará De este modo, la apariencia del edificio variará: con el movimiento del sol (variaciones diurnas), la intensidad de la luz del sol (variaciones estacionales) y del día a la noche dando una imagen icónica al edificio.

CENTRAL DE PRODUCCIÓN TÉRMICA

Este proyecto forma parte de la Urbanización del Campus de la Justicia de Madrid, desarrollado a partir de la idea ganadora del concurso internacional, convocado por la Comunidad de Madrid para reunir todas las sedes de los organismos de Justicia en un mismo «campus».
Atiende a la conveniencia de ordenar en conjunto los equipos de producción de energía general del Campus (climatizacion y electricidad), y las oficinas de control y mantenimiento de toda su infraestructura.
Se decide destinar uno de los edificios. situados en la primera fase del Proyecto de Urbanización, a albergar esta «central térmica» que, finalmente, incluye también las dependencias del personal de mantenimiento de la jardinería.
La propuesta pretende reflejar un carácter flexible, con capacidad de adaptarse a las premisas de representatividad institucional y funcional de las edificaciones que le rodean a traves del uso de la escala y los materiales de cerramiento, sin perder su condición de construcción industrial patente en su configuración y estructura, velada tras el brillo y el color de la celosía de tubos de policarbonato que envuelven el edificio.

INSTITUTO DE MEDICINA LEGAL

El Instituto de Medicina Legal es, de alguna manera, el organismo encargado de la definición legal del cuerpo humano, y del análisis de las posibles intrusiones, daños o alteraciones del derecho proba­blemente más valioso de los seres humanos: el cuerpo. La pro­puesta intenta articularse en rela­ción al contenido, tanto ritual como metafísico, que caracteriza su pro­grama. Es importante que el edificio sea capaz de ofrecer una adecuada representación de la relación entre el cuerpo y la ley, al mismo tiempo que producir una puesta en escena adecuada a la intensidad de los protocolos que tendrán lugar en el edificio durante su funcionamiento.

La iconografía que hemos elegido está de alguna manera implícita ya en el planeamiento de todo el Campus de la Justicia, a través de la planta circular, como sistema geométrico. Hemos expandido tridimensionalmente la figura del círculo produciendo un volumen esférico dentro del que se va a distribuir el programa. La esfera tiene evidentemente una asocia­ción abstracta con el cuerpo hu­mano y ha sido usualmente em­pleada en la descripción del espacio vital, en el que el cuerpo y sus movimientos quedan inscri­tos y limitados.

En términos de programa, el proyecto se estructura en espacios de acceso público, distribuidos siempre en torno a la esfera in­terior, haciéndoles partícipes de ese espacio monumental, y zonas de acceso restringido, que se sitúan por debajo y por encima de la zona de acceso público.

A fin de minimizar el diseño de la propuesta, la estructura se compone de 16 pórticos de doble crujía dispuestos a intervalos regulares. La segmentación horizontal del volumen produce unas plantas en forma de anillo óptimas en términos de accesibilidad, que se puede resolver mediante un corredor central que da acce­so a las dependencias situadas en ambas fachadas.

La rasante se ha deprimido lige­ramente a lo largo de toda la periferia del edificio para iluminar las dependencias situadas en el primer sótano y producir un efec­to de desaparición de ese con­tacto, como si la esfera continua­se en el bajo rasante.

La envolvente responde a la ne­cesidad de ocultamiento que al­gunas de las funciones del edifi­cio requieren. El edificio estará enteramente recubierto con una membrana metálica perforada con distintos coeficientes de per­foración, dependiendo de la acti­vidad a desarrollar en cada sector, y de su grado de exposición visual y solar, o necesidades de ventila­ción. Este velo de metal oscuro pero reflectante, conformado a la geometría esférica de la envol­vente del edificio, permitirá tener una visión clara desde el interior, una óptima penetración de luz natural y destacará la forma del edificio en su percepción exterior.

[cincopa AMPAglqr3_cb]

Añadir comentario

Click aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.