Inicio » Arquitectura » Campus de la Justicia de Madrid – 3.0 | FASE 2
Arquitectura Edificación Sostenible Norman Foster Proyectos

Campus de la Justicia de Madrid – 3.0 | FASE 2

Hoy vamos a ver la FASE 2 del Campus La fase que más edificios comprende. Los edificios que componen dicha fase son:

REGISTRO CIVIL

No hay, probablemente, otro edificio con tanta presión de visitantes en todo el Campus de la Justicia como el Registro Civil. Éste ha de atender una afluencia de público que excede ampliamente la de los casos judiciales.

El flujo de público hace más fácil entenderlo como una continuación del paseo del Campus. En su funcionamiento, el edificio del Registro Civil es una Gran Ventanilla Continua que adopta diversas formas. Sería bueno que el papeleo que los ciudadanos han de realizar, con sus inevitables esperas, tuviese lugar en el  propio parque del Campus. El edificio es un acondicionamiento de una parte del parque público.

El Registro Civil es una radiografía de la vida del Estado, tanto de las instituciones como de sus ciudadanos. El contenido del Archivo del Registro actúa en cierto modo como símbolo de la estructura social. Entendiendo el  volumen del Archivo como una estructura, organizamos a su alrededor todo el funcionamiento del edificio del Registro. El volumen del Archivo actúa como el nuevo suelo a la escala del parque, una estructura servidora y simbólica.

El proyecto es un solo objeto fácilmente entendible, el gesto de levantar el Archivo, hacerlo visible y que sirva de soporte al acceso público, creando una gran ventanilla continúa en tres pisos que son sólo uno. Esta continuidad espacial nos permite tener una mayor flexibilidad funcional que la que permite una organización en plantas discretas. Lo que en condiciones normales puede suponer grandes reorganizaciones o dividir un grupo en dos pisos distintos, aquí únicamente requiere de pequeños movimientos o ajustes en el continuo de la ventanilla.

Al elevar el Archivo y liberar el espacio del primer sótano podemos utilizar éste como una segunda planta baja. El acceso al edificio se produce así desde su centro de gravedad funcional, reduciendo enormemente los movimientos y trayectos entre las distintas plantas, y con ello facilitando una gran comodidad de uso y ahorro energético.

El Archivo como soporte estructural de gran canto y por tanto de gran resistencia nos permite evitar pilares molestos en la mayor parte de la superficie útil. Este gesto produce un único espacio fácilmente entendible, pero de gran variedad y atractivo, algo que parece necesario en las esperas del público. De hecho creemos que es fundamental ser imaginativos y buscar soluciones para tratar a los ciudadanos en sus inevitables esperas como los individuos y familias que son y no como los números que se suelen adjudicar en estos casos. Así, las salas de espera son espacios sorprendentes, tanto en su atractivo espacial, como en su mobiliario, variado y relajado, como en las cosas para hacer mientras se espera: deportes, juegos, cine en las escaleras, documentales, obras de arte inmersivas como por ejemplo las de PipiloUi Rist, etc.

La continuación del parque y del espacio público del Campus en el interior del edificio crea un Jardín de Invierno ideal para la celebración de las bodas. Éstas tendrán un entusiasta público accidental mientras éstos esperan su certificado.

JUZGADO DE GUARDIA

Un espacio destinado a la justicia es ante todo un espacio ritual. El edificio destinado a juzgados de guardia pone de manifiesto la permanencia y continuidad de la justicia en el tiempo y su alcance en el espacio. Dentro del Campus de la justicia de Madrid este edificio estará en funcionamiento las veinticuatro horas del día. Es un edificio en movimiento permanente, como la materia, los seres humanos o el universo.

La representación del movimiento es consustancial al arte desde sus orígenes. La elipse aparece ya como forma simbólica en grabados rupestres neolíticos en los que se pretende representar la creación como resultado del movimiento. El pensamiento simbólico y el científico coinciden al afirmar que las formas que gobiernan las leyes del movimiento continuo en el macrocosmos y en el microcosmos son elípticas.

La superposición de plantas elípticas giradas potencia la expresividad de la volumetría, dando como resultado un edificio espectacular que se transforma a medida que nos desplazamos por sus alrededores. Esta disposición mantiene un diálogo con el resto de tipologías circulares y le confiere un carácter individual al edificio. Un carácter móvil, cristalino y evanescente que lo hace atractivo y reconocible por los futuros usuarios.

Desde el exterior del edificio vemos sus plantas girar, generando espacios diversos con terrazas y patios en forma de media luna. Los espacios interiores son fluidos, pulcros y sensuales. Al recorrer su interior comprendemos que las estancias y las secuencias espaciales se nutren del movimiento de las formas, de los cambios imprevistos de extensión y de la dilatación lenta de los recorridos.

Se ha desarrollado una investigación de las posibilidades espaciales y formales capaces de dar carácter al Campus de la Justicia sin alterar el concepto básico del cilindro. Esta investigación propone el estudio de la elipse como forma simbólica. Con ello se pretende profundizar en las tipologías definidas por el plan de urbanismo y a la vez desarrollar un lenguaje arquitectónico contemporáneo, fluido y de apariencia cambiante.

La envolvente de fachada se resuelve mediante una doble piel. Una piel interior de vidrio constituye el cerramiento de cada planta elíptica. Una segunda piel, resuelta con malla de fibra de vidrio de color blanco, envuelve todo el edificio. La malla de fibra de vidrio actúa como protección y filtro solar, contribuyendo a la sostenibilidad del edificio.

JUZGADOS DE LO PENAL

La estructura planteada responde fielmente al siguiente concepto: unas pantallas dispuestas radialmente soportan las losas helicoidales y, a su vez, las cerchas que coronan el segundo volumen, dispuestas igualmente de forma radial, sustentan los forjados de las oficinas. En definitiva, un concepto “justo” para un edificio fiel a sus principios.

La balanza, símbolo de la justicia, sirve de fuente de inspiración en esta propuesta. La composición dual de esta figura, formada por dos platillos colgantes en perfecto equilibrio y un soporte desde el que cuelgan, sugiere la volumetría y el funcionamiento del edificio; identificándose claramente estos dos elementos. La base de la balanza es un helicoide, fuerte, potente, que emerge del suelo con ímpetu y en el que se albergan aquellas áreas desde donde se administra la justicia.

Las salas de vistas: Los “platillos” que cuelgan contienen el resto de dependencias internas desde las que se procesa y decide la justicia: los UPAD y SCP. Para ganar rotundidad en el gesto, el resto de usos de atención al público en planta baja se hunden en el terreno de manera que quedan ocultos, adivinándose su acceso desde la rasante mediante una rampa circular. La división tripartita del programa (salas de vistas, juzgados y atención al público) queda pues perfectamente diferenciada en la volumetría; la cual aparece como un gran disco flotante, cuyo interior se vacía para albergar una espiral que se hunde en el terreno, dejando un patio concéntrico entre ambos.

El unificar todas las salas de vistas en un único espacio centrípeto facilita enormemente la comprensión del edificio para el visitante. Desde el vestíbulo principal del edificio, ubicado en la planta inferior a la baja, se visualiza el conjunto de las salas que discurren en espiral creando un gran atrio central iluminado cenitalmente. La suave rampa permite una circulación fluida del público apoyada puntualmente por tres núcleos de ascensores.

Por la parte posterior de la cinta helicoidal; discurre la circulación restringida de jueces, testigos protegidos y detenidos.
Esta espiral se conecta puntualmente desde los núcleos verticales con el disco de oficinas mediante pasarelas que atraviesan el vacío.

De esta manera, lo público y lo privado queda perfectamente diferenciado, permitiendo únicamente el acceso al público a los SCP y Forensía de forma controlada.

La evacuación del edificio queda resuelta a través de las rampas a ambos lados de las salas de vistas, que constituyen pasillo protegido en caso de incendio.

Las plantas bajo rasante están ocupadas por el programa rodado conectado con: el túnel (área de carga y descarga, plazas de aparcamiento y área de detenidos), el gran archivo (robotizado a doble altura), el resto de archivos y almacenes, y áreas de instalaciones.

Un patio inglés, a modo de rasgadura perimetral, permite iluminar las dependencias administrativas bajo rasante y resolver la evacuación de los sótanos.

FISCALÍA

Las piezas del puzzle:

Partíamos de una de las parcelas más pequeñas de todo el Campus. Queríamos convertir los condicionantes en ventajas, lo pequeño en exquisito, la distribución circular en la perfecta para que todo usuario de la Fiscalía disfrutara de luz natural y vistas, la oficina en un espacio de relación y comunicación, el material en el carácter.

Exploramos las operaciones geométricas que nos permitía un círculo de dimensiones reducidas. Todo un complejo proceso para conseguir como resultado final cinco piezas elementales, unidades mínimas cuya forma y superficie resuelven, bien a través de ellas mismas, o bien asociándose unas con otras, todas las exigencias del programa.

Piezas de un puzzle que por su versatilidad pueden afrontar una posible transformación funcional. El despacho del fiscal, la pieza clave, se sitúa en el anillo exterior de forma radial. En el perímetro, la forma circular no compromete la funcionalidad de la pieza. Las Secretarías, en cambio, ocupan el espacio interior y se resuelven con una geometría ortogonal, para evitar que la forma circular afecte negativamente a la eficiencia de la pieza.

Patios horizontales:

Uno de los principales retos ha sido conseguir que todo el espacio interior disfrutara de luz natural. Tanteamos el esquema de patio central, pero su proporción demasiado esbelta impedía la entrada de luz en las plantas mas bajas y producía el mayor soleamiento en los meses de verano, y el menor en invierno. Además tampoco resolvía otra de nuestras ambiciones, que todo trabajador de la Fiscalía disfrutara de las vistas exteriores, evitando así la sensación de desorientación que se produce siempre en edificios de este tipo.

Recurrimos a los patios en fachada. Patios en doble altura, que situados en las cuatro orientaciones consiguen llevar la luz natural hasta el corazón del edificio.

Definimos dos por planta, desfasados un nivel entre si. Su posición varía conforme ascendemos en altura rotando 90º en el sentido de las agujas del reloj el menor de ellos y en sentido contrario el segundo. Conseguimos así no solo caracterizar los espacios con un tipo de luz, diferente en cada momento del día, diferente en cada planta sino también enmarcar para los trabajadores las perspectivas más interesantes de todo el Campus lejanas del Campus, evitando en todo momento enfrentarse directamente a los edificios vecinos, enmarcando las mejores vistas.

JUZGADOS DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

El claro en el bosque. Del mismo modo que los claros del Bosque suponen la oportunidad de disponer de espacios de privilegio dentro de una estructura natural, continua y variable, la propuesta nace del entendimiento de la ordenación del Campus como ese “bosque urbano” en el que se ofrece la posibilidad de disponer de un vacío. Un recinto que contiene un vacío como continuidad de la vegetación en el que poder sitúan “los edificios” dentro del edificio para resolver de un modo pragmático y eficaz el funcionamiento del programa solicitado. La clave por tanto es la de cómo situar los vacíos entre las piezas edificadas dentro de una forma envolvente dada que es la que viene dada por la ordenación general del Campus de la Justicia.

Disposición celular. El sistema estratégico de resolución del edificio se formula mediante la adición y transformación de piezas. Células independientes, orientadas, cuya forma y disposición dependen del equilibrio entre el programa que acogen y las relaciones que deben establecerse tanto con el resto de las células vecinas como con la membrana exterior. Un proceso abierto que permite la adaptación formal flexible dependiendo del grado de precisión que se vaya incorporando en el proceso de diseño del edificio.

Vacío y construcción. El edificio está proyectado considerando al mismo tiempo los espacios construidos y los vacíos entre ellos, entendiendo que la arquitectura y la valoración del espacio que le da carácter en gran medida se encuentra en estos espacios intermedios de tránsito entre los objetos arquitectónicos. De esta manera la “membrana de hiedra artificial” que da fisonomía y protege al conjunto se proyecta permitiendo un espacio intersticial que no es nunca tratado como residual sino cargado del mayor contenido del proyecto.

Campos circulatorios. Desde el espacio central se establece una circulación de público sobre un área reducida utilizando los núcleos de público, lo que permite establecer un mayor control sobre el movimiento de visitantes a través del edificio. Por el contrario, el personal accede a los núcleos de acceso restringido a través del jardín perimetral.

Estrategias energéticas. Formarán parte importante de los criterios de diseño, temas como el aprovechamiento no sólo del agua de lluvia, sino de un sistema de reutilización de aguas grises para el riego de las zonas ajardinadas que rodean al edificio, o la utilización de sistemas constructivos que ahorren tiempo y esfuerzo humano y eviten ciclos construcción destrucción durante el proceso constructivo.

Especial importancia tiene la membrana doble exterior que funciona como un colchón protector que reducirá los saltos térmicos entre exterior e interior del edificio. Esto permite atemperar las zonas intermedias y equilibrar con las distintas densidades de protección o el movimiento y control voluntarios del aire, las diferentes partes y necesidades del edificio.

ACCESOS Y SERVICIOS

Este edificio no ha sido presentado todavía, cuando sea publicado os lo contaré con todo detalle.

JUZGADOS DE LO SOCIAL Y LO MERCANTIL

El Edificio de los Juzgados de lo Social y lo Mercantil es un componente integrante del Campus de la Justicia, y como tal, es diseñado siguiendo los mismos parámetros que gobiernan el diseño del Campus; o lo que es lo mismo, una preocupación primordial y constante por la calidad de vida pública y de los espacios públicos.

El Nuevo Edificio de Juzgados de lo Social y Mercantil no aparece aislado en sí mismo como un enclave institucional autónomo, sino que se abre a su entorno, ocupando su lugar con dignidad pero sin pretensiones, como una extensión acogedora y útil de la trama urbana en la cual se halla inmerso.

La totalidad de las salas de vistas de los tribunales son accesibles a partir de un único espacio público abierto, y que con excepción de las dos salas de vistas grandes las mismas están ubicadas en las dos plantas inmediatamente superiores a la planta baja, la cual está dedicada al acceso general al edificio y donde se concentran las zonas de atención al público (registro, abogados y procuradores, atención jurídica, civitas).

Así pues la Planta Baja es como una trama urbana con dos plazas que a través de las cuales se accede a las diferentes funciones públicas tanto a nivel de planta como a los núcleos de circulación que comunican a las dos plantas de salas de vistas, las plantas con los Servicios Comunes Procesales, y las dos salas de vistas grande ubicadas en la primera planta bajo rasante.

 

CIVIL

EL ARQUITECTO

Zaha Hadid Nacida en Bagdad (Irak) en 1950 y educada en Londres, Zaha Hadid se graduó en la Asociación Arquitectónica de la capital británica. Presenta sus proyectos como pinturas que enfatizan planos rotos y coloridos. Su obra está en una incesante recreación, en un movimiento circular de signos en rotación.

En 2004, Zaha Hadid se convirtió en la única mujer en el mundo que posee el prestigioso Premio Pritzker, considerado como el «Nobel» de la Arquitectura. Anteriormente, había obtenido la Orden del Imperio Británico por servicios a la arquitectura. Con Zaha Hadid, ya son cuatro los arquitectos que participan en la construcción del Campus y que poseen este prestigioso premio: la propia Hadid, Norman Foster, Pei y Richard Rogers.

EL EDIFICIO

Ámbito Urbano

El punto de partida para el diseño del nuevo edificio de los Juzga­dos de lo Civil ha sido el análisis de su contexto urbano. Tras la gran demanda de superficie de suelo urbanizable en el solar, con el objeto de insertar satisfactoria­mente el extenso programa que se desprende de las dieciocho sedes de los Juzgados de la Co­munidad de Madrid, el espacio público se ha visto severamente comprometido, cediéndose valio­sas áreas de gran potencial para su desenvolvimiento, despojándo­lo de su carácter de destino para convertirlo en espacio de transi­ción entre programa construido.

Si bien son indiscutibles las ven­tajas que conlleva la consolida­ción de los tribunales en un mis­mo ámbito, para operar bajo un esquema de estructura departa­mental, la alta densidad resultante ha generado un espacio público disperso que necesita ser reen-focado para lograr mejorar la ex­periencia colectiva.

Por ello la propuesta aborda esta problemática insertando el espa­cio público en el corazón de su término, abriendo su interior e integrándolo al campus. De esta forma el edificio deja de ser un componente más del conjunto y pasa a ser el eje pivotante del sistema, que le provee de orden y estructura.

Volumetría y Envolvente

El lenguaje formal y la articulación arquitectónica de la propuesta, demuestran el inmediato interés en romper con la estaticidad del conjunto. Su forma dinámica y fluida la hacen foco de referencia inmediato, sin necesidad de apelar a máximas alturas. Su sobriedad y solemnidad, propias de un edificio de su carácter, no son comprometidas.

Tras los desplazamientos horizontales ejercidos sobre la volumetría, la propuesta adquiere gran dinamismo y cualidades elásticas en su tectónica, invitando al visitante a su interior.

La envolvente consta de una fachada doble ventilada, cuya capa exterior le concede transparencia al mismo tiempo que le proporciona control solar. El grado de transparencia es obtenido a través de la manipulación de apertura en paneles, lo cual responde a condicionantes climáticas y programáticas. Zonas de gran transparencia, como vestíbulos y salas de vistas, contrastan con zonas de mayor opacidad como áreas de servicio y fachadas de orientación este-oeste. Recurriendo a brise-soleils, se aporta sombra a la fachada sin comprometer su transparencia Una vez en cubierta, éstos facilitan la incorporación de paneles fotovoltaicos a las inclinaciones de mayor eficiencia

La envolvente del patio interior contrasta en sus líneas más orgánicas con el control geométrico desarrollado en el exterior, con­sistiendo en una superficie de cristales con tintes oscuros. En su interior se desarrolla un gran atrio semicircular discontinuo, en torno al cual se desarrollan todas las áreas públicas del edificio y el cual permite el acceso de ilu­minación natural a los niveles inferiores.

[cincopa A0DAIkKL3TEO]

Añadir comentario

Click aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.