Inicio » Arquitectura » Biblioteca Central de Seattle
Arquitectura Curiosidades del mundo Edificación Sostenible Nuevas Tecnologías Rem Koolhaas

Biblioteca Central de Seattle

La Biblioteca Central de Seattle es la sede principal del Sistema de Biblioteca Pública de Seattle (Washington,Estados Unidos). El edificio actual, de once plantas y 56 metros de altura sobre rasante, fue diseñado en 1999 por el estudio Office for Metropolitan Architecture, liderado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas. El edificio fue abierto al público el 23 de mayo de 2004 y cuenta con una superficie total de 34.000 metros cuadrados, que pueden acoger aproximadamente unos 1.45 millones de libros y otros contenidos. Está equipado con un aparcamiento para 143 vehículos, y unos 400 ordenadores de acceso público.

Dos millones de personas visitaron la Biblioteca Central el primer año de su apertura. Su fachada de vidrio y acero, inspirada en la tecnología Stealth, y su diseño interior en forma de cajas superpuestas, provocaron la atención internacional del sector de la arquitectura hacia el edificio. Las visitas guiadas comenzaron el 5 de junio de 2005.

El Proyecto

El estudio OMA presentó en diciembre de 1999 una propuesta definitiva de edificio. El estudio pretendía, según la memoria de la propuesta, reformular el concepto tradicional de biblioteca adaptándolo a los nuevos requerimientos de este tipo de instalaciones, y convertirlo en un «almacén de información».

Con la denominación de «almacén de información», el estudio holandés quería destacar la creciente importancia en la bibliotecas modernas de los medios de comunicación audiovisuales diferentes del libro, y el cambio que se estaba produciendo en la interacción del usuario respecto a estos medios gracias a la tecnología. Los puntos principales de desarrollo de la propuesta de OMA se basaban en:

  • Dividir la biblioteca entre diferentes secciones dedicadas a tareas específicas. La flexibilidad se produciría dentro de cada sección, y permitiría en el futuro cambiar secciones enteras del edificio para adaptarse a otros usos, de ser necesario.
  • Aprovechar las nuevas tecnologías para comprimir al máximo el espacio de almacenamiento necesario. Aprovechar las cualidades de los nuevos medios informáticos, que permiten crear nuevas formas de acceder a la información más allá de los libros tradicionales. Permitir la dualidad de uso entre los nuevos y los tradicionales medios de comunicación.
  • Crear nuevos espacios que aprovechasen la situación privilegiada de la biblioteca y las nuevas tecnologías para atraer al público.
  • La biblioteca moderna no es sólo un lugar para leer, sino un centro social, un organismo donde se llevan a cabo diferentes actividades. El nuevo edificio debía ser sensible al incipiente rol social de las bibliotecas, generando un espacio abierto al público y evitando el carácter de «fortaleza» que ha tenido tradicionalmente este tipo de construcción.

El edificio

Para llevar a la práctica estos puntos, el estudio holandés creó cinco plataformas, cinco clústers con programa y equipamiento específico para las actividades a desarrollar en cada uno de ellas. Estas plataformas se materializarían en volúmenes colocados uno encima del otro, dejando espacios intersticiales entre ellos que estarían dedicados a la lectura, el trabajo y el reposo. Los volúmenes apilados estarían desplazados de forma aleatoria respecto a la vertical.

Hacia el exterior se buscó la relación de la biblioteca con distintos hitos de la geografía de Seattle: hacia el Mount Rainier, Elliott Bay y laInterestatal 5. Se buscó una estética particular, con una fachada de vidrio y acero a base de superficies facetadas que contrastasen con los edificios adyacentes a la biblioteca, y generando un nuevo icono urbano. OMA citó en la memoria del proyecto de diciembre de 1999 la fachada de pliegues del Music Experience Project de Frank Gehry, situado también en Seattle, como icono del desarrollo de la moderna Seattle, junto a la nueva Biblioteca Central.

También se le dio una especial importancia al acceso virtual a la biblioteca a partir de internet. Según la memoria de diciembre de 1999, los espacios virtuales y reales de la biblioteca fueron concebidos en paralelo, como parte de la misma arquitectura. Las plataformas en las que se diseñó el edificio se repitieron en la organización del sitio web de la biblioteca, y las estrategias de comunicación que proveían acceso al espacio de la biblioteca tuvieron su reflejo en la plataforma virtual de la institución en internet.

Organización Interior

La organización interior del edificio se basa en la agrupación del programa en cinco plataformas. Entre ellas se sitúan los espacios de consulta, zonas de lectura y ocio; y sobre la última de ellas, en la cubierta del edificio, se sitúa una terraza con vistas sobre la ciudad. Las plantas y secciones definitivas del edificio pueden ser consultadas en Floor Plans for the Central Library (en inglés). El tamaño de la Biblioteca y su configuración interior pueden hacer que los visitantes se pierdan; por ello en la entrada desde la Cuarta Avenida puede recogerse un mapa en el que se detalla el itinerario de recorrido interior.

Debido al desnivel existente entre las diferentes calles que rodean el edificio, existen diferentes entradas a distintos niveles para cada zona del edificio. La distribución interior del edificio puede describirse a partir de las plataformas que lo conforman, de la siguiente forma:

  • La plataforma sobre la que se asienta el edificio está compuesta por la zona llamada de operaciones y el aparcamiento de 143 plazas que hay en el segundo sótano, accesible desde Spring Street. La zona de operaciones está situada en el primer sótano y está formada por los espacios de servicio para el funcionamiento de la biblioteca: almacenes, fotocopiadoras y seguridad. Sobre esta plataforma se sitúa el Centro Faye G. Allen para niños: un espacio de 1.400 metros cuadrados que cuenta con una colección de 80.000 libros, DVD y CD y 22 ordenadores; así como el AuditorioMicrosoft, una pequeña sala de 275 asientos que puede expandirse con otros 150 y a la que se tiene acceso desde la planta baja. Esta planta es accesible desde la Cuarta Avenida, mientras que tres ascensores y un montacargas comunican todas las plantas del edificio y constituyen la espina dorsal del edificio.
  • La segunda plataforma está compuesta por un primer nivel de servicio, en el que se encuentran diversos espacios para el personal y la plataforma de carga para camiones. Sobre este nivel se sitúa la zona denominada sala de estar, que es uno de los espacios principales del edificio con una altura libre de 15 metros y es accesible desde la Quinta Avenida. Dentro de ella existen zonas de reposo y de encuentro, puntos para la consulta, retirada y préstamo de libros, cafetería, tienda y la Colección de ficción Maria Lee Koh y Familia. También existe acceso directo al Auditorio Microsoft y un patio que sirve de espacio intermedio entre el interior del edificio y la Quinta Avenida.
  • La tercera plataforma está compuesta por todo aquello relacionado con la tecnología: en un primer nivel denominado asamblea se encuentran los laboratorios de ordenadores y dos Centros de aprendizaje de tecnología Boeing, además de cuatro salas de reunión. Sobre ellas se encuentra la zona denominada sala de mezclas, un espacio de 1.800 metros cuadrados con un total de 145 ordenadores que está compuesto por zonas de encuentro, puestos de ordenadores públicos para información y búsqueda, y otros puestos con ordenadores para el aprendizaje de la informática. También se encuentra en la sala de mezclas el punto principal de información y búsqueda de libros por referencia.
  • La cuarta plataforma está compuesta por uno de los espacios principales y más innovadores del edificio, denominado la espiral de libros. Está formado por una rampa que va ascendiendo en espiral con una suave pendiente del 2% a lo largo de los cuatro pisos que ocupa. Esta rampa organiza el espacio a su alrededor, y permite acceder a las hileras de estanterías de libros, organizadas según el Sistema Dewey de clasificación. Cada planta de la espiral de libros corresponde a una materia diferente, de forma que los libros de cada materia están reunidos y organizados en un espacio único, evitando la dispersión común en otras bibliotecas. Existe además una escalera mecánica que comunica las diferentes plantas de la espiral, evitando la necesidad de hacer el recorrido completo para acceder a libros ya situados. Sobre este espacio se sitúa la sala de lectura principal, de doble altura.
  • La quinta plataforma se corresponde con los espacios de administración y dirección del Sistema de Biblioteca Pública de Seattle. Está compuesto por dos plantas de oficinas y espacios para almacenar algunas de las publicaciones gubernamentales. Sobre esta plantaforma, que mira hacia el Mount Rainier, se encuentra la cubierta del edificio, que en proyecto estaba pensada para ser utilizada como una terraza al exterior.

Estructura

La Biblioteca Central fue diseñada mediante una serie de soluciones estructurales innovadoras, que enfatizaron el efecto de plataformas flotantes con el que fue diseñado el edificio y permiteron soportar el riesgo de sismos de la región de Seattle. La consultora de ingeniería Magnusson Klemencic Associates diseñó la estructura, apoyada por la prestigiosa firma Arup and partners en las fases preliminares del proyecto. Para ello, se optó por una estructura compleja compuesta por pilares de acero, forjados mixtos y cerchas de gran canto para sujetar los voladizos y permitir grandes luces que disminuyesen el número de pilares necesarios para soportar la estructura en el interior. El núcleo de ascensores se utilizó como pantalla estructural que sujetase la estructura de acero frente al riesgos de sismos.

El diseño estructual de la Biblioteca Central de Seattle fue premiado por el Consejo Americano de Compañías de Ingeniería (ACEC en sus siglas en inglés), que otorgó en 2005 su «Premio de platino» a las soluciones estructurales empleadas en la Biblioteca.

Fachada

Uno de los aspectos fundamentales del diseño del edificio fue que estuviera lo más abierto al público posible. En fachada, esta característica conceptual requería que el interior del edificio y su distribución pudiesen ser vistos desde el exterior tanto de día como de noche, y que los espacios interiores recibiesen la mayor cantidad de luz natural posible. Por ello, se optó por una fachada de muro cortina continuo que unificaría las diferentes superficies facetadas que la componían.

La fachada está compuesta por un acristalamiento triple compuesto por piezas de cristal de 1,2 metros de longitud por 2,1 metros de altura y cortadas en forma de diamante. Se estudiaron varias soluciones para evitar la entrada excesiva de luz natural y de calor a causa de la radiación solar en aquellas partes de la fachada orientadas hacia el sur, y finalmente se optó por introducir una malla de aluminio expandido en el interior del acristalamiento en aquellas zonas en las que fuese necesario. Aproximadamente la mitad de la superficie total de fachada cuenta con esta solución.

El resto del acristalamiento cuenta con una arquitectura basada en capas con uniones fuertes que permiten a la fachada soportar los esfuerzos debidos al viento, la lluvia y la entrada de aire al interior. Este tipo de solución de acristalamiento y el empleo de mallas para solucionar los problemas de soleamiento son comunes en edificios comerciales y de oficinas de Europa, aunque la Biblioteca Central de Seattle fue el primer edificio de Estados Unidos en emplear este tipo de solución en su fachada.

Acabados

La Biblioteca Central cuenta con una serie de acabados diferentes según la planta y el uso a la que se destine ésta, con el fin de enfatizar el diseño basado en plataformas suspendidas.

Nivel 1

La entrada a través de la Cuarta Avenida da lugar a un espacio con pavimento basado en poliuretano marrón. El núcleo de ascensores está revestido por paneles de aluminio; los pilares y los techos están acabados en hormigón visto pulido. Las luminarias de cuarzo están suspendidas del techo a lo largo de toda la planta, creando un plano de luz a través de todo el espacio de la planta.

El Centro Faye G. Allen para niños, que se encuentra localizado al norte de la entrada de la Cuarta Avenida, cuenta con un pavimento de bambú natural; dos áreas se encuentran pavimentadas con caucho pintado de rosa y de amarillo, y el color se prolonga hacia los muros. Estas áreas coloreadas son espacios para la lectura, el rosa para niños pequeños y el amarillo para niños de cinco años en adelante.

La Sala de historia Anne Marie Gault, un espacio triangular revestido de verde, cuenta con unas particiones verticales de madera perforada. En el techo, las luminarias se disponen de forma aleatoria simulando el patrón de las estrellas, y un gran lucernario y las puertas situadas en los extremos de la sala introducen la luz natural en el interior.

El Centro de aprendizaje Evelyn W. Foster es la sede de la colección de libros de inglés como segunda lengua e idiomas del mundo. El pavimento de la sala es un entarimado de madera de arce creado por la artista Ann Hamilton, que incluye 566 líneas de texto escritas en once lenguas y alfabetos del mundo, escritas al revés y que fueron extraídas de las cinco primeras frases de varios libros de la colección.

Nivel 3
Nivel 4

Este nivel, que es denominado asamblea, cuenta con seis espacios de reunión de diferentes formas. Los techos, paredes y suelos de los pasillos y espacios comunes del nivel entero están revestido de diferentes tonos de rojos. Sin embargo, el interior de las salas de reunión y laboratorios está tratado con materiales y colores neutrales que favorecen la concentración y el aprendizaje. Desde este nivel se puede ver la sala de estar del nivel inferior a través de un muro cortina que comunica visualmente ambos niveles.

Nivel 5

La Sala de mezclas cuenta con un suelo continuo de aluminio. Las columnas, pintadas de negro, y el techo están protegidos frente al fuego y cubiertos con un sellador transparente que contiene esquirlas de mica.

Niveles 6 al 9

Los libros son la parte fundamental de toda biblioteca. Por ello, la Espiral de libros se diseñó con acabados sencillos que dejasen todo el protagonismo a los libros alojados en sus estanterías. El suelo está acabado en hormigón visto, y en él se intercalan moquetas numeradas según el Sistema Dewey de clasificación que corresponden a las estanterías adyacentes. Los techos están cubiertos por paneles de policarbonato transparente y luminarias fluorescentes.

Nivel 10

Sostenibilidad

En el diseño de la Biblioteca Central de Seattle se tuvieron en cuenta ciertos aspectos para disminuir el gasto energético y el impacto medioambiental del edificio. Estos aspectos fueron:

Solar sostenible

Durante la construcción se llevó a cabo un control de la erosión y la sedimentación en el solar de la biblioteca. Además, la parcela se encuentra ubicado cerca de una parada de autobuses y se creó un aparcamiento para bicicletas, para favorecer el uso de medios de transporte públicos o no contaminantes. La vegetación que se colocó en el exterior del edificio se diseñó para tratar de disminuir el efecto de isla de calor y minimizar el consumo de agua. El agua de lluvia recogida en el edificio se aprovecharía para irrigar la vegetación. El uso de agua en el interior del edificio se redujo por el uso de equipamiento mecánico eficiente, y las luminarias exteriores se diseñaron y automatizaron para reducir la contaminación lumínica.

Energía y atmósfera

El edificio se diseñó para superar el código de ahorro de energía de Seattle en un 10%. Aproximadamente la mitad del vidrio utilizado en el muro cortina de la fachada consistía en un acristalamiento triple con malla de aluminio expandido para reducir el calentamiento debido a la radiación solar en el interior del edificio. El movimiento del aire en el interior se automatizó para maximizar la eficiencia energética. No se utilizaron refrigerantes basados en clorofluocarburos en el sistema de aire acondicionado. Tampoco se usaron gases haloalcanos en el sistema de protección contra incendios, en los sistemas de control, de climatización, de uso de agua o en los sistemas de mejora del rendimiento energético.

Materiales y recursos

Se diseñó un espacio en el edificio para almacenar y seleccionar los materiales reciclables. Más del 75% de los deshechos producidos tras la demolición y la posterior construcción fueron reciclados, y una parte importante del material reciclado fue utilizado en la construcción. Al menos el 20% de los productos utilizados en la construcción del nuevo edificio se fabricaron en un área de 500 millasalrededor de Seattle, ayudando de esta manera a la economía local y disminuyendo el impacto del transporte de largas distancias.

Calidad medioambiental interior

La Biblioteca Central superó los estándares marcados por la ley 62-1999 de la Sociedad Norteamericana de Ingenieros para la calefacción, refrigeración y el aire acondicionado, respecto a la calidad aceptable del aire en interiores. En el edificio no se permite fumar, y el dióxido de carbono es controlado para que no exceda de 530 partes por millón respecto al aire exterior. Durante la construcción se llevó a cabo un plan para controlar la calidad del aire en el interior de la obra, protegiendo los materiales porosos de la humedad, reemplazando los filtros del edificio inmediatamente antes de la ocupación del edificio, y llevando a cabo un proceso de dos semanas con los nuevos filtros para limpiar el sistema de climatización del aire exterior. Las alfombras se eligieron con un bajo índice de emisión de sustancias contaminantes; se diseñó un sistema automatizado para regular el confort térmico en el interior; y se maximizó la entrada de la luz natural: el 90% de los espacios con ocupación regular cuentan con iluminación natural.

Proceso de diseño e innovación

El proyecto contó con la asesoría de un ingeniero acústico para recomendar elementos de diseño que mejoraren el confort de los ocupantes, y utilizó un alto nivel de materiales reciclados, según la memoria del proyecto de OMA. LEEDTM es el sistema del US Green Building Council para medir el grado de sostenibilidad de un proyecto de edificación en los Estados Unidos. Uno de los autores del proyecto de la Biblioteca Central de Seattle era un profesional acreditado por el LEEDTM, lo que favoreció la adaptación del edificio a los estándares del sistema. También se trabajó en incluir en el sitio de internet de la institución un apartado dedicado a las características del edificio relacionadas con la sostenibilidad, y en ofrecer visitas del edificio centradas en los aspectos sostenibles del proyecto y en el LEEDTM. La Biblioteca Central de Seattle obtuvo finalmente la certificación de plata del LEEDTM.

Añadir comentario

Click aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.