Inicio » Arquitectura » Museo Guggenheim Bilbao | F. Gehry
Arquitectura Curiosidades del mundo Edificación Sostenible Frank Gehry Ingeniería Museos Nuevas Tecnologías

Museo Guggenheim Bilbao | F. Gehry

El Museo Guggenheim Bilbao, obra del arquitecto americano Frank O. Gehry, representa un magnífico ejemplo de la arquitectura más vanguardista del siglo XX. Con sus 24.000 m2 de los cuales 11.000 se destinan a sala de exposiciones, representa un hito arquitectónico por su inteligente configuración y su diseño innovador, conformando uno de los cinco museos de la Fundación Solomon R. Guggenheim. El famoso museo bilbaíno fue inaugurado el 18 de octubre de 1997 por el Rey Juan Carlos I de España.

El edificio se caracteriza por sus formas retorcidas y curvilíneas y se compone de una serie de volúmenes interconectados, unos de forma ortogonal recubiertos de piedra caliza y otros de volumetría más orgánica, cubiertos por una piel metálica de titanio. Estos volúmenes se conectan con muros cortina de vidrio que dotan de transparencia a todo el edificio.

Debido a su complejidad matemática, las sinuosas curvas de piedra, cristal y titanio fueron diseñadas por ordenador. La piedra caliza fue elegida, entre otros, por su tonalidad ya que se funde perfectamente con el fondo de la fachada de piedra arenisca de la Universidad de Deusto. Las paredes de cristal están realizadas y montadas en una compleja estructura metálica cuya realización fue posible gracias a los avances tecnológicos. El vidrio utilizado en el Museo Guggenheim Bilbao está tratado de forma que, pese a ser totalmente translúcido, protege el interior del calor y la radiación. Por su parte, los paneles de titanio, que a modo de escamas de pez recubren grandes áreas del edificio, tienen un grosor de 0,5 milímetros. Su atractivo aspecto rugoso es un efecto perseguido por el arquitecto en aras de una mayor tactilidad y belleza.

El auténtico corazón del Museo lo constituye el Atrio central, de más de 50 metros de altura, inundado de luz procedente de las cristaleras, y que sirve como punto de llegada y orientación y relajación para el visitante. El espacio expositivo del Museo Guggenheim Bilbao está distribuido en tres niveles, con un total de 20 galerías, una de proporciones clásicas, otras de una irregularidad singular, además de una sala diseñada para la exposición de obras de arte de gran tamaño. Los espacios no expositivos del Museo incluyen un Auditorio de 300 plazas, un restaurante, dos cafeterías y una tienda-librería.

En su conjunto, el diseño de Gehry crea una estructura espectacular y enormemente visible, consiguiendo una presencia escultórica como telón de fondo del Puente de La Salve, la ría, los edificios del centro de Bilbao y las laderas del monte Artxanda.

La Construcción

La elección del titanio, así como la creación de un diseño de formas fluidas, fue posible gracias a la utilización de un avanzado programa informático de diseño tridimensional llamado Catia, concebido inicialmente para la industria aeroespacial con el fin de proyectar superficies curvas con control numérico finito. Catia permite la posibilidad de lanzarse a la exploración escultural manteniendo el control de la geometría y constructibilidad, algo que no era posible con los diseños arquitectónicos convencionales de dos dimensiones.

Al desarrollar las formas del Museo, Gehry trabajó inicialmente con modelos de papel y madera a distintas escalas, manipulando y refinando las formas. Cada punto de la superficie curva del modelo era procesado digitalmente en el programa, que desarrollaba y coordinaba la construcción, a la vez que controlaba una máquina que esculpía a escala un modelo exacto del edificio, facilitando al arquitecto la interpretación de su diseño.

[cincopa AAAAHd6RjGof]

2 comentarios

Click aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.