Inicio » Arquitectos » Antoni Gaudí » La Sagrada Familia | Barcelona
Antoni Gaudí Arquitectura Jordi Bonet Proyectos

La Sagrada Familia | Barcelona

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (en catalán Temple Expiatori de la Sagrada Família), conocido simplemente como la Sagrada Familia(Sagrada Família), es una gran basílica católica de Barcelona (España), diseñada por el arquitecto catalán Antoni Gaudí. Iniciada en 1882, todavía está en construcción (mayo de 2011). Es la obra maestra de Gaudí, y el máximo exponente de la arquitectura modernista catalana.

La construcción comenzó en estilo neogótico, pero, al asumir el proyecto Gaudí en 1883, fue completamente replanteado. Según su proceder habitual, a partir de bocetos generales del edificio improvisó la construcción a medida que avanzaba. Se hizo cargo con sólo 31 años, dedicándole el resto de su vida, los últimos quince en exclusiva.

Una de sus ideas más innovadoras fue el diseño de las elevadas torres cónicas circulares que sobresalen apuntadas sobre los portales, estrechándose con la altura. Las proyectó con una torsión parabólica dando una tendencia ascendente a toda la fachada, favorecida por multitud de ventanas que perforan la torre siguiendo formas espirales.

El templo, cuando esté terminado, dispondrá de 18 torres: cuatro en cada una de las tres entradas-portales y, a modo de cúpulas, se dispondrá un sistema de seis torres, con la torre cimborio central, dedicada a Jesús, de 170 metros de altura, otras cuatro alrededor de ésta, dedicadas a los evangelistas, y un segundo cimborio dedicado a la Virgen. El interior estará formado por innovadoras columnas arborescentes inclinadas y bóvedas basadas en hiperboloides y paraboloides buscando la forma óptima de la catenaria.

En 1926 murió Gaudí; sólo se había construido una torre. Del proyecto del edificio sólo se conservaban planos y un modelo en yeso que resultó muy dañado durante la Guerra Civil española. Desde entonces han proseguido las obras: actualmente están terminados los portales del Nacimiento y de la Pasión, y se ha iniciado el de la Gloria, y están en ejecución las bóvedas interiores. La obra que realizó Gaudí, es decir, la fachada del Nacimiento y la cripta, ha sido incluida por la Unesco en el año 2005 en el Sitio del Patrimonio mundial «Obras de Antoni Gaudí». Es además, desde 2007, uno de los12 Tesoros de España.

El Templo fue consagrado y declarado Basílica menor el 7 de noviembre de 2010 por el papa Benedicto XVI.

EL INTERIOR

Gaudí evolucionó de un primer proyecto gótico hacia un estilo personal, orgánico, inspirado en las formas de la naturaleza: para librarse de los contrafuertes góticos, ideó el uso de columnas en forma de tronco de árbol, que permiten descargar el peso de las cubiertas directamente en el suelo, solución práctica a la vez que estética, ya que convierte el interior de las naves del templo en un espacio orgánico que semeja un bosque. En 1987 se inició la cimentación de las naves; para 1997 se completaron las bóvedas laterales y se empezó la central.

El templo tiene planta de cruz latina, con cinco naves de 90 metros de longitud, y crucero de tres naves de 60 metros; la nave central tiene un ancho de 15 metros, y 7,5 las laterales, haciendo un total de 45 metros; ancho del crucero, 30 metros. La altura es de 45 metros en las bóvedas de la nave central y 30 en las laterales, mientras que las del cimborio central llegarán a los 60 metros. Gaudí estructuró toda la planta en base a un módulo fundamental de 7,5 metros, que para él era la medida del «árbol-hombre» ideal, la proporción perfecta dada por la naturaleza. Ya los griegos establecieron una medida estándar del cuerpo humano donde la cabeza sería 1/7 o 1/8 del total; así, 7,5 es la media entre ambos. Vemos así que la longitud del templo son 90 metros (7,5 x 12), la del crucero 60 (7,5 x 8), la anchura del templo 45 (7,5 x 6), la del crucero 30 (7,5 x 4), y que la altura total del edificio –en la torre de Jesús– es de 180 metros (7,5 x 24).

El ábside es lobulado, con deambulatorio entorno del presbiterio. Las naves laterales contienen las cantorías para los coros. El templo contiene un total de 36 columnas, que oscilarán entre 11,10 y 22,20 metros de altura, con bases de polígonos estrellados de varios lados según su ubicación: 6 (naves laterales), 8 (nave central), 10 (torres de los Evangelistas), 12 (torre de Jesús). Los materiales de construcción varían de la piedra de Montjuïc al granito, basalto o pórfido.

Las bóvedas son hiperbólicas, construidas con baldosas de mosaico veneciano. Gaudí utilizó la técnica de la bóveda catalana o bóveda tabicada, que consistía en la superposición de varias capas de ladrillos con argamasa. Las cubiertas son de forma piramidal, coronadas por una linterna y un farol. Los ventanales están pensados para distribuir una iluminación suave y armónica, creando un efecto de recogimiento, y tienen forma geométrica abstracta. Gaudí realizó profundos estudios acústicos y lumínicos para conseguir una perfecta sonoridad e iluminación en el interior del templo. Asimismo, diseñó las lámparas, mobiliario y objetos litúrgicos de la Sagrada Familia: armarios de sacristía, bancos de los oficiantes, faldistorios, púlpitos, confesonarios, tenebrarios, atriles, cirios pascuales, etc.

Al igual que el exterior, el interior tiene un gran significado religioso, con tres vías que representan diversos conceptos: de la fachada de la Gloria al ábside simboliza la Vía de la Humanidad (Via Humanitatis); de la fachada del Nacimiento a la de la Pasión, la Vía de Jesucristo (Via Christi); y el claustro representa la Vía de la Iglesia (Via Ecclesiae). Por otro lado, la Sagrada Familia representa la Nueva Jerusalén, la Jerusalén Celestial, para lo que Gaudí se basó en el libro del Apocalipsis (versículos 21 y 22): así como en el texto bíblico la Nueva Jerusalén baja del cielo y habita entre la humanidad, la Sagrada Familia se sitúa en Barcelona, que simboliza el conjunto de todos los pueblos del planeta.

La cúpula del ábside está cubierta con un mosaico dorado representando las vestiduras de Dios cubriendo la bóveda celeste, realizado con dos formas geométricas básicas: un triángulo (Dios) dentro de un círculo (el mundo como creación). Del triforio más alto del ábside colgará una lámpara de siete brazos que simbolizará el Espíritu Santo. El altar quedará enmarcado por un arco triunfal con el Calvario de Jesús, completando así la Santísima Trinidad. El arco triunfal llevará el canto de Gloria del Ordinario de la Misa, así como un baldaquino coronado por una cruz, de la que saldrá una parraque teje con sus pámpanos y racimos todo el baldaquino, y un lampadario de 50 candiles, como en San Juan de Letrán.

En los triforios correspondientes a las fachadas del Nacimiento y la Pasión estarán San José y María rodeados de ángeles que, con el crucifijo del altar, completan la Sagrada Familia. En las bóvedas habrá ángeles y anagramas de Jesús, José y María. En el interior figurará también el Evangelio a través de la misa de cada domínica del año, con las epístolas correspondientes (Adviento, Navidad, Septuagésima, Cuaresma, Pascua y Pentecostés); también se representará la oración con las Horas canónicas, cada una con su himno final:

  • Maitines: Miserere (Salmo 51/50) y Te Deum laudamus, en las cantorías y bajo el cimborrio central.
  • Laudes: Benedictus Dominus Jesus Israel (Lucas 1, 68-79), en el interior de la fachada de la Pasión.
  • Vísperas: Magnificat (Lucas 1, 46-55), en el ábside.
  • Completas: Nunc dimitis (cántico de Simeón), en el interior de la fachada del Nacimiento.

Las columnas del interior tienen variada simbología: las cuatro del crucero van dedicadas a los evangelistas, las doce que rodean el crucero a los Apóstoles (San Pedro y San Pablo al lado del altar), y el resto a los obispados continuadores de la obra apostólica: los de Cataluña (Barcelona, Tarragona, Lérida, Gerona, Vic, Urgel, Solsona, Tortosa y Perpiñán) en el crucero, del resto de España (Mallorca, Valencia, Zaragoza, Granada, Burgos, Sevilla, Valladolid, Toledo y Santiago) en la nave central y en las laterales los cinco continentes; cada columna lleva los santos patronos de cada diócesis.

El Templo dispone de numerosas vidrieras en sus ventanales, de las que destacan las elaboradas por el vidriero catalán Joan Vila i Grau utilizando cristal de distintos colores para representar temas variados. Las vidrieras de los transeptos fueron las primeras en colocarse siguiendo la idea original de Gaudí. La vidriera principal del transepto de la fachada de la Pasión simboliza la Resurrección, y las vidrieras laterales y las de la nave principal representarán a los santos y santuarios. La Jerusalén Celestial estará representada con el Cordero, el árbol de la vida, los frutos del Espíritu Santo, ángeles, pájaros, ramas y hojas (palma como símbolo de martirio ylaurel como símbolo de inteligencia). En los ventanales de las naves laterales estarán las parábolas de Jesús: Yo soy la luz, la verdad y la vidaYo soy la ResurrecciónYo soy la fuente de agua viva,Yo soy la vidYo soy el buen sembradorYo soy el buen pastor. Los ventanales de la nave central carecerán de colorido, ya que se realizarán con cristales claros para simbolizar la pureza y permitir una mayor entrada de luz.

En el voladizo interior de los muros laterales del templo habrá peces en mosaico, unos nadando hacia el altar con la boca abierta y otros volviendo con la hostia en la boca, como fieles sedientos de Eucaristía. Por último, la cúpula del crucero representará el Trono de Dios y del Cordero, compuesto por un tragaluz central de forma hiperboloidal, rodeado de otros cuatro más pequeños, y de veinticuatro más en dos círculos concéntricos de doce. Estos tragaluces que rodean al central simbolizan a los cuatro evangelistas y a los veinticuatro ancianos descritos en el libro del Apocalipsis 4, 6-10.

El año 2010 se acabó de cubrir el interior del templo, hecho que permitió su consagración por el papa Benedicto XVI el 7 de noviembre de 2010. Para tal evento se inauguraron varias obras creadas recientemente siguiendo las instrucciones de Gaudí: en la parte interior del portal de la Pasión se colocó en las losas del suelo un bajorrelieve sobre la Entrada de Jesús en Jerusalén, obra deDomènec Fita; se colocó el altar, constituido por un bloque de pórfido iraní de 3 metros de longitud y 7.500 kilos de peso; al lado del altar se situó la cátedra episcopal, que tiene grabados los nombres de los tres santos obispos de la archidiócesis de Barcelona: san Severo, san Paciano y san Olegario; sobre el altar se instaló un baldaquino colgante, en forma de heptágono, realizado en metal de unos cinco metros de diámetro, del que cuelgan racimos de uva (en vidrio), hojas de parra (de cobre) y espigas (en madera blanca), con laterales de pergamino y cubierta de tapiz, todo cubierto de pan de oro de 22 kilates; del baldaquino pende una figura de Cristo crucificado, obra de Francesc Fajula; por último, se instaló un órgano, construido en un taller de Collbató

EQUIPO CONSTRUCTOR

En época de Gaudí colaboraron con el genial arquitecto muchos de sus discípulos y ayudantes, como Francesc Berenguer, Josep Maria Jujol, Josep Francesc Ràfols, Cèsar Martinell, Joan Bergós, Francesc Folguera, Josep Canaleta y Joan Rubió. A su muerte, se hizo cargo de las obras otro de sus discípulos, Domènec Sugrañes, que finalizó la construcción de las tres torres de la fachada del Nacimiento que quedaban pendientes.

Tras un periodo en que las obras estuvieron paradas, en 1944 fueron reemprendidas por un equipo compuesto por Francesc Quintana, Isidre Puig i Boada, Lluís Bonet i Garí y Francesc Cardoner, que asumió la dirección en 1983. Este equipo se encargó principalmente de la construcción de la fachada de la Pasión, siguiendo los planos y maquetas dejados por Gaudí, procurando seguir de la forma más fiel posible el estilo personal y único de Gaudí.

Por último, en 1985 fue nombrado director Jordi Bonet i Armengol, con un equipo en el que figuran Carles Buxadé, Joan Margarit, Jordi Faulí i Oller,Josep Gómez y Mark Burry. Este equipo se ha encargado principalmente de la parte interior del templo, logrando hasta la fecha cubrir las bóvedas de las naves centrales y laterales. De nuevo se han seguido los criterios marcados por Gaudí, aunque con pequeñas innovaciones, sobre todo en el uso de nuevos materiales como el hormigón y en la aplicación de nuevas tecnologías como el diseño en CAD y las proyecciones en 3D.

Dirección de las obras:

  • 1882-1883 Francisco de Paula del Villar y Lozano
  • 1883-1926 Antoni Gaudí
  • 1926-1936 Domènec Sugrañes
  • 1944-1966 Francesc Quintana
  • 1966-1974 Isidre Puig i Boada
  • 1974-1983 Lluís Bonet i Garí
  • 1983-1985 Francesc Cardoner
  • 1985-2011 Jordi Bonet i Armengol

Añadir comentario

Click aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.