Inicio » Catástrofes naturales » Colaboradores terremoto Lorca | Premios CARM
Catástrofes naturales Premios Premios CARM Urbanismo

Colaboradores terremoto Lorca | Premios CARM

Premio al colectivo de técnicos que de forma voluntaria y desinteresada han prestado en Lorca su colaboración tras los terremotos sufridos en la ciudad.

La tarde del 11 de mayo en Lorca fue terrorífica. Sobre las 5 de la tarde tembló la tierra y nos estremeció a todos. Y no había llegado lo peor. A las 7 hubo otro temblor. Fue como si se hubiera metido a Lorca en una batidora que se moviera en las tres direcciones a la vez. Era el terremoto que iba a cambiar la ciudad para siempre. Desde 1818 no sucedía algo parecido.

Los edificios se agrietaron, las iglesias se derrumbaron y la ciudad se quedó muda.

Aquella noche los que pudieron abandonaron la ciudad y los demás durmieron (o no) en la calle, temblando ante cada ruido inesperado. Había empezado la tragedia. Me llamaron para que pidiera a los compañeros que acudieron cuanto antes a la Gerencia para echar una mano.

Por la mañana, los técnicos municipales ya habían dividido Lorca en zonas y habían hecho un primer protocolo para evaluar los daños; había planos y un documento para referenciar los destrozos.

Había también más de un centenar de voluntarios, que sin haber sido llamados quería ayudar.

Allí estaban arquitectos, aparejadores, ingenieros, estudiantes, delineantes, jóvenes y mayores, gente de Lorca y de media España, Policía, Guardia civil, miembros de la UME y de la Cruz Roja muchos más cuya lista seria interminable. A primera hora estaban todos inspeccionando unos desastres que lamentablemente eran peores de lo que esperaban.

Al otro día el número de voluntarios aun aumentó. Llegaron los que se pusieron en camino el día 12. Nadie pedía nada, solo colaborar, poniendo lo mejor de cada uno en revisar una a una las casas, todas las viviendas, y tranquilizando a la población cuando era posible.

Al día siguiente llegaron aun mas manos. Y el cuarto dia seguian llegando; y el quinto… y asi hasta que Lorca quedó completamente inspeccionada.

Los voluntarios comían bocadillos a medio dia y seguian hasta las tantas.

Lorca se lleno de chalecos amarillos y de profesionales que daban soluciones hasta que poco a poco fueron cediendo a los técnicos funcionarios, como era logico, la responsabilidad de continuar con la tarea emprendida.

En la distancia, adquiere aun mas valor el trabajo altruista de tantas personas que deben, por ello, tenerse presentes en la breve historia de los terremotos del 11 de Mayo.

Lorca y los lorquinos sienten por aquellos voluntarios un sincero cariño y un mayor agradecimiento. A ellos y a su labor generosa que ayudó a poner orden en aquel inmerso caos, les estarán siempre agradecidos.

Por eso el premio a la labor profesional otorgada a los voluntarios en los Premios Regionales de Arquitectura y Urbanismo, es una merecida compensación a su esfuerzo impagable de aquellos días.

Fuente: carm.es

Añadir comentario

Click aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.